Caminando a pie descalzo IV

En nuestro encuentro de formación, los aprendizajes continúan. Después de vivir la experiencia gozosa del Señor Resucitado en nuestras vidas, iniciamos la semana renovando la alianza comunitaria que habíamos realizado durante la primera semana del encuentro, con la Hna. Aniuska Aponte.

Del 2 al 5 de abril tuvimos entre nosotras a la Hna. Elisa Tortonda, quién de una forma clara y sencilla nos introdujo en el mundo de la economía y nos ayudó a entenderla no solo como un factor meramente monetario sino como un aspecto que involucra toda nuestra vida comunitaria. El bien común y el uso evangélico de los bienes fueron los temas en los que más profundizamos. Estos temas nos ayudaron a centrar la economía fundada en la dignidad de la persona, en la solidaridad, la cooperación, la responsabilidad, la transparencia y la empatía. Reafirmando además que la riqueza de la congregación está en su material humano, en nosotras las hermanas que la conformamos, aportando cada una lo que somos y tenemos.

Así mismo, durante los días 6 y 7, nos acompañó el sacerdote Jesuita Ignacio Dinnbier, con el tema inteligencia Espiritual y emocional. Ignacio nos ayudó a distinguir que lo espiritual no siempre es sinónimo de religioso, nos invitó a reconocer nuestras necesidades espirituales y la forma en que podemos potenciar la inteligencia espiritual; lo que nos llevó a replantearnos nuestra experiencia y encuentro con Jesús, dándole un nuevo sentido y significado a la forma de relacionarnos con ÉL, conectarnos con nosotras mismas, con los demás y todo el entorno.

Agradecemos a la Hna Elisa y al padre Ignacio por su disponibilidad, generosidad y por enriquecernos con sus valiosos aportes en nuestra formación.